Donación de órganos



Es la acción de otorgar o ceder parte de cuerpo a voluntad con fines de caridad. Existen distintos tipos de donantes, entre estos:

a) Donante Vivo: Donación de un órgano o parte de él que puede realizarse en vida, cuya extracción sea compatible para seguir viviendo
b) Donante Cadáver: Donación que se realiza tras el fallecimiento de una persona y luego de haber cumplido con los criterios establecidos.

Criterios de muerte.

— ¿Qué es la Muerte?
• Puede tener diferentes significados, los cuales dependen del país donde nos encontremos, la cultura, la persona e incluso el momento donde se realiza la pregunta
• En esencia, la extinción del proceso homeostático, por ende el fin de la vida.
• En la antigüedad cada cultura veía y definía este evento de manera distinta.
Siglo XX:
Durante siglos el criterio de muerte a utilizar fue: cese irreversible de la respiración y la circulación. A partir de la segunda mitad del siglo XX, la introducción de los ventiladores mecánicos permitió mantener las funciones vitales en pacientes que habían sufrido la pérdida de la función cerebral.
Necesidad de reformular los criterios utilizados.
¿Para qué sirve conocer el momento de la muerte?
Para que el paciente pueda compartir sus últimos momentos con su familia, pueda tener una muerte digna y dejar sus cuentas claras y asuntos pendientes para morir en paz
Forenses: los órganos deben ser retirados del cuerpo lo más pronto posible tras la muerte.

Muerte Cardiopulmonar.
Cese de la actividad del aparato respiratorio.
Cese de la actividad del aparato circulatorio.

Muerte Cerebral.
Antes: Cese actividad corteza cerebral à fin de la conciencia.
Finalmente: Cese de la actividad de todo el cerebroà incluido tallo cerebral.

Dificultades del criterio de muerte cerebral
• Un electroencefalograma: puede no detectar algunas señales eléctricas cerebrales muy débiles o pueden aparecer en él señales producidas fuera del cerebro y ser interpretadas erróneamente como cerebrales.
• Debido a esto, se han desarrollado otras pruebas más confiables y específicas para evaluar la vitalidad cerebral como:
• Tomografía por Emisión de Fotón Único (SPECT cerebral
• Panangiografía cerebral àUltrasonido transcraneal.

¿Cuándo se considera a una persona como candidato para ser donante cadáver?
Para ello, se deben cumplir principios éticos como la autonomía, cuando la persona decide en vida que quiere ser donante, por lo que sus familiares deberían respetar su deseo. También se ve la beneficencia tanto para el receptor del órgano principalmente, como para la persona que decidió donar dicho órgano.
Por otra parte la justicia se ve reflejada en dar a cada cual lo que necesita y en este caso es justo para quien necesita un órgano recibirlo de quien desee donarlo en vida.

.Ley donante Universal ¿Se transgrede la voluntad del donante?
— Acción Autónoma: Se debe cumplir con tres requisitos; intencionalidad, comprensión y libertad.
— Donación es un acto altruista, uno puede exigírselo a sí mismo, pero nadie tiene derecho a exigírselo a los demás.
— Voluntad que se supone.
— Permite optar por no ser donante.
— Todas las personas con muerte cerebral son donantes.

No Maleficencia
— Principio de doble efecto.
— Cantidad de supuestos beneficiarios con la donación presunta.

Beneficencia
— Punto de vista deontológico.
— Deber de hacer el bien.
— Deber de ayudar a una persona que requiere un órgano una vez que este no nos sea útil.

Justicia
— Dar a cada persona de acuerdo a su necesidad.
— Lograr una mayor cantidad de recursos (órganos) para cubrir las necesidades de quienes lo necesitan.
▪ Iglesia Católica
1995: “Para que una persona sea considerada cadáver es suficiente verificar la muerte cerebral del donante, que consiste en la cesación irreversible de toda función cerebral."
• Papa Benedicto XVI: "es lícito adherir, espontáneamente y en plena conciencia, a la cultura de los trasplantes y de la donación de órganos". Y agregó: "Yo mismo estoy inscrito desde hace años en la asociación y llevo siempre conmigo el documento en el que está escrito que estoy disponible para ofrecer mis órganos a quien pueda necesitarlos; es un acto de amor".
"Los trasplantes de órganos están en conformidad con la ley moral si los riesgos físicos y psicológicos del donante están proporcionados con el bien que se busca en el recipiente. La donación de órganos luego de la muerte es un acto noble y meritorio y se considera como una expresión de generosa solidaridad. No es moralmente aceptable si el donante o su representante legal no han dado consentimiento explícito. Además no es moralmente admisible la mutilación o muerte de una persona con el fin de retardarle la muerte de otras personas”

Agosto del 2000: "Cada donación de un órgano por la salud y el bien de otra persona es un gesto que es un genuino acto de amor. No sólo se trata de dar algo que pertenece a nosotros, sino también de dar algo de nosotros mismos porque por virtud de su unión con el alma, el cuerpo humano no puede ser considerado un conjunto de tejidos, órganos y funciones; es más bien una parte constitutiva de la persona que se manifiesta y expresa a través de él

Testigos de Jehová.
“Solamente os abstendréis de comer carne con su alma, es decir, su sangre” (Génesis 9:4), “Nadie de entre vosotros... comerá sangre” (Levítico 17:12), “... porque la vida de toda carne es la sangre; quien la comiere será exterminado” (Levítico 17:14)
No aceptan de manera categórica la transfusión de componentes primarios de la sangre:
- glóbulos rojos,
- glóbulos blancos
- Plaquetas
- plasma.
Los componentes secundarios de la sangre, como la albúmina, factores de coagulación e inmunoglobulinas, son habitualmente aceptados por los Testigos de Jehová debido a que atraviesan de manera natural la barrera placentaria durante la gestación, por lo que no tienen la misma connotación de los componentes primarios.
Si un Testigo de Jehová acepta una transfusión, viola Ley de Dios
“Si alguno viene a ustedes y no trae esta enseñanza, nunca lo reciban en casa ni le digan un saludo. Porque el que le dice un saludo es partícipe en sus obras inicuas”, 2 Juan 10-11). Esta situación no se aplica a aquellos miembros que reciben una transfusión en contra de su voluntad o los que, habiendo aceptado la transfusión, se arrepienten en el transcurso de un proceso que se les sigue dentro de la comunidad.

Autonomía: Los testigos de jehová son libres y autónomos de decidir en cuanto a su salud y si quieren recibir o donar órganos.
Beneficencia: Para ellos el beneficio es no recibir sangre en caso de que fuese necesario alguna transfusión.
Justicia: Pese al pensamiento que muchas veces no concuerda con los profesionales de salud, los testigos de Jehová deben ser tratados de forma justa y sin discriminación.
No maleficencia: No deben recibir ningún tipo de daño o prejuicio por su condición de religión.

Hannah Jones, ¿una decisión que conlleva una muerte anunciada ó una decisión por una vida mejor y normal?
Las preguntas que surgen son:
— ¿Una niña de 13 años es capaz de decidir frente a un tratamiento?
— ¿Los padres deben apoyar una decisión de este tipo?
— ¿Un médico puede anteponer su sed de salvar vidas antes de prevalecer la voluntad de un paciente?
— ¿Eutanasia asistida, eutanasia pasiva o suicidio?

En base a esta historia se desencadena:
a) Autonomía: vista por Hannah Jones al tener su decisión de no querer ser transplantada y desear que hagan su voluntad.
b) Beneficencia: en este caso el beneficio para la niña sería que esté en buenas condiciones de salud y si es necesario el transplante, eso pasa por encima de su voluntad.
c) Justicia: La niña debe ser atendida por el equipo médico y de salud.
d) No maleficencia: La niña no debe recibir ningún tipo de daño frente a tratamientos o daños psicológico.

0 comentarios: